Cómo Crear tu Primer Curso Online

¿Te gustaría armar tu primer curso online pero no sabes dónde o cómo empezar?

Hoy en día cada vez encontramos más personas haciendo cursos y cursillos y eso probablemente ha hecho que el bichito te haya empezado a picar.

¿Prefieres escuchar este episodio?

Yo soy fan de los cursos y siempre estoy haciendo alguno para aprender algo nuevo. Tanto es así que de pronto me encuentro con millones de cursos pendientes y creo que al final terminamos colapsadas de tanta información. Esto sobre todo pasa cuando seguimos a muchas personas como mentores y creo que es muy importante seguir a 3 o 4 personas expertas en su área para no recibir conceptos y estrategias que pueden diferir y terminar dejando a la zorrilla colapsada en su zona de confort.

Beneficios de crear tu propio curso online:

  • Te permite llegar a muchas personas. Si estás cansada de trabajar uno a uno o sientes que estás repitiendo como papagayo la misma información siempre, es momento de pasarte al mundo online. 
  • Un curso online te ayuda a posicionarte como experta, ya que al decidir la temática de éste y ahondar en su contenido, inevitablemente te estás parando en un pisito y hablando fuerte y claro que esa es tu zona de expertiz.
  • Puedes venderlo 24/7 a distintas partes del mundo y las personas pueden acceder de manera inmediata y avanzar a su propio ritmo. Hoy, luego de estos tiempos de pandemia, podemos acercarnos cada vez más con personas que jamás imaginamos que podríamos llegar. Dentro de mis alumnas hay chicas de Uruguay, EEUU, México, Perú, España además de Chile.

Uno de los mayores errores al momento de hacer un curso online es decidir crear un curso que tu crees que tu audiencia quiere o necesita y  finalmente te das cuenta que nadie compra y no entiendes por qué. Involucraste horas de trabajo en crearlo y ahí estás esperando que salgan ventas, es por eso que ahora te compartiré un pequeño paso a paso por si quieres crear tu primer curso online:

Entender cuál es tu zona de expertiz a trabajar

En primer lugar tenemos que tener muy en cuenta cuál es nuestra zona de expertiz. Quizás es algo claro pero sentido común no es la práctica común. Yo podría hacer cursos desde distintos ángulos según mi experiencia de vida, podría ser el cómo llevar un embarazo plantbased, por ejemplo, cómo empezar una marca de zapatos, cómo coser ropa de bebé, etc… pero no porque yo sepa hacer todo eso significa que hay una necesidad latente como para vender este curso.

Sin embargo, al tener clara cuál es mi zona de expertiz podemos comenzar a buscar necesidades para crear algo que tu audiencia quiere. Para comenzar a definir cuál es tu expertiz y cómo las personas se pueden beneficiar con lo que enseñas, reflexiona: cuáles son aquellas cosas que más te preguntan?

Valida la necesidad

Muchas veces queremos saltarnos olímpicamente esta parte, pero es clave entender bien a nuestro cliente y cómo le hacemos la vida mejor. Creemos que sabemos lo que necesitan y quizás a ojo de algunas personas sí lo es, pero a no ser que abran su billetera nunca vamos a poder validar en su totalidad.

Si quieres aprender a validar de manera intencional revisa este post que te ayudará muchísimo, a mí me dio luces de cómo crear mi curso, mi propuesta de valor, ideas de contenido… todo! siempre y cuando sea una validación bien hecha.

Decide cuál es el objetivo de tu curso

Antes de crear los módulos y todo el detalle es importante entender cuál es aquella promesa que ofreces. Esto te servirá como brújula al momento de crear el contenido de tu curso. Básicamente tu curso tiene que cumplir y responder a esta promesa. Valida esta promesa con tu cliente ideal para que así no sólo ellos estén emocionados con tu propuesta sino que te ayuden a pulirlo

Decide el título

Un título sexy que apunte directamente a la necesidad, dolor o deseo de tu cliente ideal te va a ayudar a llegar fácilmente a más personas. A veces esto lo dejamos para el final, pero dentro de todo lo que hay en el universo de los cursos, es muy importante destacar y mostrar un lado nuevo y único de tu tema. Haz un estudio de mercado de lo que hay ya afuera pero no te dejes llevar. Recuerda, úsalo como inspiración y con ojos observadores y reflexiona qué es lo que podrías mejorar, dónde hay falencias y cómo tú le podrías agregar tu no sé qué. 

Decide el currículum

Para identificar los módulos es importante empezar con el objetivo del curso en la mente. Imagínate que tienes una flecha larga con varias secciones y cada sección te ayuda a llegar al final de la flecha que es el objetivo. ¿Qué necesita saber la persona en la primera sección que le permita avanzar hacia la segunda?

Antes de empezar en blanco te recomiendo hacer una lluvia de ideas de todo el contenido que tengas en mente que podría ir en tu curso y usando post it las separas y seleccionas. Esta técnica te ayudará a visualizar el curso completo y además que es entretenido te dará muchísima claridad de cómo es el progreso de tu alumno y si cumple o no con el objetivo.

Decide el formato

¿Cómo lo vas a grabar? ¿Vas a mirar a la cámara o tendrás diapositivas? Hay varios tipos de formatos y tienes que decidir según lo que sea mejor para tu audiencia y lo que te quede más cómodo a ti y tu tipo de contenido.

  • Formato a la cámara: este formato es full mirando a la cámara y requiere harta dedicación ya que no solo hay que crear el contenido sino que además hay que preocuparse un poco de grabarte y todo lo que es la edición. Si bien este formato no es el más apetecido porque lleva mucha exposición, sí nos ayuda a conectar con nuestra audiencia. Si tienes una marca personal y tu tema enseñas algo con tus manos o usas una pizarra, éste es un must.
  • Formato Slides: este es mi formato favorito ya que no necesito tener el maquillaje puesto para grabar. Si bien me encanta aparecer para explicar ciertas cosas, creo que finalmente éste para mí se acomoda ya que mi ojo perfeccionista no le gusta los videos grabados de baja calidad, pero finalmente depende también del tipo de contenido que tengas. Muchos de mi cursos enseño estrategias por lo que tener el apoyo visual de una diapositiva es lo mejor, pero si hablo de desarrollo personal me gusta hacerlo a la cámara para conectar de mejor manera con mis brandistas.
  • Formato Audio: este ya es el más simple y probablemente no te sirve si necesitas mostrar un paso a paso pero si para conectar. Requiere baja implementación y ayuda un montón a personas que tienen poco tiempo y aprovechan su tiempo de viaje entre colegio-oficina o cocinando. Cómo verás depende muchísimo de tu cliente ideal y cómo ellos también prefieren consumir tu contenido.
  • Formato Mixto: Usar slides combinado con video. Este formato está buenísimo por si quieres hacer un video introductorio y luego sólo slides o combinarlo como quieras. A mí me gusta mucho porque así nos mostramos y además compartimos el contenido visualmente.

Busca la plataforma perfecta

Hay muchas opciones para que tu curso esté disponible al mundo y cada vez encuentro unas muy creativas. Para mí, todo es experiencia al cliente por lo que más me gusta es que todo se vea bien integrado y el salto del pago al acceso sea super natural. Sin embargo, la plataforma que yo uso, Kajabi – no es secreto que la amo – es super completa pero es una inversión mayor, y si tenemos miedo de si funcionará o no ahora te quiero contar una forma que quizás es un tanto engorrosa para acceder creo que cumple su función. Recuerda, lo perfecto no existe, nunca va a existir y lo importante acá es el contenido. 

La forma que te digo es tener tus videos en vimeo o youtube ocultos y capturar el link o un dropbox. Estos enlaces ponerlos en un pdf bonito, de manera que si alguien te compra podrá descargar fácilmente este pdf y luego pinchar y acceder al video. Busca automatizar esta parte para que al menos la persona pueda descargar de inmediato el pdf.

Super simple, yo he visto muchos cursos que están en este formato y para mí lo más importante como ya te dije, es el contenido.

Busca beta testers

Lo mejor para validar tu curso es buscar personas que calcen perfecto con tu perfil que hagan tu curso sin costo o muy bajo a cambio de su feedback y testimonio. ¿Realmente tu curso da los resultados que promete? ¿Cómo se sienten ellos? ¿Qué le falta a tu curso? 

Tal vez está buenísimo pero te quedó muy largo, o tal vez el tema es tedioso, muy  leeento y agotador. Sea lo que sea, esta información es oro para mejorar tu programa y tener los primeros testimonios. Recuerda, esto va a ser muy importante al momento de vender tu curso porque sino es muy fácil dudar y pensar; ah, una persona más haciendo y vendiendo lo mismo, ¿por qué le tengo que creer? Si tú tuviste una transformación, también cuenta! 

 

Crea tu Curso Online

 

Para hacer un curso y venderlo se pueden hacer muchísimas cosas y estrategias, y yo te podría enumerar un millón de cosas, pero lo que me resulta a mi no necesariamente te resulta a ti. Verás, tu audiencia es muy distinta a la mía, consumen contenido de distinta manera y tienen distintas necesidades. Es TU responsabilidad entender y conocer a tu audiencia y testear tu programa. No te desilusiones si no se vende como quieres, vuelve al paso de validación y prueba cambiando la comunicación.

Baby, hoy es el mejor momento para pasarte al mundo online. Cada vez la educación y aprendizaje online va a ir creciendo y es momento de armar una marca que te de el respiro y tranquilidad  que te permite llegar a muchas personas sin invertir más horas de tu tiempo. Un curso online puede ser lo que mayor le de sustento a tu marca, pero está en ti cranear el mejor título, el mejor tema y una promesa que no se queda en el aire si no que realmente  transforma vidas.

¿Te entusiasmaste a crear tu primer curso? ¿Quieres saber más?

Escríbeme acá en los comentarios!

Links mencionados en este episodio:

categoría

COMPÁRTELO EN

TU COMENTARIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DEJA UN COMENTARIO

Instagram

CONECTEMOS EN