Cómo Dominar a la Zorrilla Interior

Sé que quizás me has escuchado hablar de la zorrilla interior un millón de veces, pero esto no lo hago a propósito. Yo tengo una relación muy cercana con la zorrilla y muchas veces he dejado que ella lidere el reino.

¿Prefieres escuchar este episodio?

Si bien hablo de la zorrilla como otra persona, la zorrilla es aquella voz interna, que se alimenta del miedo y las dudas. Créeme que esta te hará dudar miles de veces y como digo yo, querrá hacerte zancadillas cada vez que pueda.

Crear una marca personal significa exponerse al mundo. Ojo, no significa ser un libro abierto y que todo el mundo conozca tu vida personal, pero sí significa tener un estilo propio, creer en ti misma, en tu propósito y poder volcar todo aquellos superpoderes que tienen al servicio de los demás. Es por eso que significa exponerse.

Pero no, no te preocupes, no necesitas ser influencer ni mega extrovertida.

Cada uno tiene su estilo y una forma que le acomoda para mostrarse a los demás y poder volcar todo esto al mundo. Pero ojo, tenemos que, desde ahora trabajar las palabras: ‘me da vergüenza’, ‘no soy tan top’, ‘me molesta esto X de mi cara’ etc.

Sé que te estoy pidiendo harto, pero la verdad es que quiero empujarte un poquito fuera de tu zona de confort. 

Aquella zona de confort es el paraíso de la zorrilla.

Muy cómoda ahí no quiere moverse, no quiere ser expuesta. Pero como bien tú sabes, fuera de la zona de confort hay una zona increíble, un paisaje hermoso que es la zona de crecimiento. Es rocoso, es difícil, sí, y finalmente lo que va a diferenciar de alguien que da el salto y se atreve a alguien que prefiere quedarse en el lounge de la zorrilla va a ser una persona que marca la diferencia.

Determinación y consistencia son la clave para poder crecer aceleradamente. Cuando tenemos claro nuestro propósito, independiente lo que nos digan los demás, independiente las dudas que nos puedan salir, y volvemos a nuestro por qué, cuando calibramos la brújula interior hacia nuestro norte y estamos tan enfocadas en lo que queremos, vamos a comenzar a atraer aquellas cosas que soñamos. 

 

 

Muchas veces, nos veremos expuestas a situaciones que nos bajarán la confianza, nos hará dudar de nosotras mismas, a cuestionarnos nuestras capacidades y si somos lo suficientemente buenas para posicionarnos como expertas en un mundo tan competitivo. Porque tal vez no tenemos ese MBA o diplomado, o no tenemos tantos seguidores en nuestras redes sociales.

Lo importante acá NO es el número si no la calidad.

La calidad de tus seguidores va a importar mucho más que la cantidad de ellos. Porque lo que nosotras queremos al final del día es personas realmente comprometidas, generar diálogos y no monólogos. Es por ello que en los siguientes módulos entraremos firmemente en cómo saber a quién le vamos a hablar y cómo componer un mensaje que resuena con ellos.

Teniendo entonces en cuenta que la calidad de nuestra marca y de nuestro mensaje es la que nos va a diferenciar, nos vamos a enfocar en eso y en nuestro propósito y dejaremos atrás las inseguridades y las comparaciones. Sí, es muy fácil compararnos y también desmotivarnos cuando vemos que el otro avanza más rápidamente, pero con determinación y consistencia podemos llegar muy rápido a donde queramos.

Cuando estamos alineadas con nuestro propósito, somos determinadas y consistentes y fortalecemos el músculo del amor propio, somos imparables. Pero si no fortalecemos este músculo, la zorrilla se va a colar mucho más fácil en nuestros pensamientos.

El amor propio, tal como los abdominales, se trabajan. Día a día, este músculo necesita cuidado y trabajo para fortalecerse. 

Cuando nos olvidamos de nosotras mismas y nos dejamos como última prioridad por la cantidad de trabajo, las tareas domésticas, los hijos, etc, este músculo comienza a relajaaaarse y nos volvemos susceptibles a las inseguridades y estas son finalmente el peor enemigo ya que nos hace dejar nuestros proyectos amados en pausa.

Entender cuáles son aquellas cosas que te hacen feliz y comenzar a hacer estas cosas más seguido, nos ayudará fortalecer ese músculo día a día cada vez más. Darte este espacio para ti, agendarlo, bloquearlo y hacerlo real, créeme que te cambiará la vida.

Otro punto fundamental para no dejarnos tropezar por la zorrilla es eliminar el síndrome del impostor de nuestra vida. Tal como te lo dije un poco antes, el sentirnos como que nos estamos otorgando un título que no corresponde, o que no somos suficientes para posicionarnos así es solo la zorrilla quien te está minimizando.

Siendo auténtica y real contigo misma vas a poder identificar si se trata realmente de sentirte impostora o si es ese tu llamado y propósito. 

Porque da lo mismo cuánto quieras algo, pero si no sientes que te lo mereces nunca lo vas a atraer a tu vida. Es por eso que el ejercicio de hoy es que escribas 20 cosas en las que te consideras experta. 

Sé que 20 es harto, pero de verdad que quiero empujarte y desafiarte a que busques y excaves en esa cabecita porque yo sé, aunque sean mínimas cosas, que hay más de 20 cosas en las que eres experta.

Y tú, ¿las escribiste ya? ¿qué sentiste?

Brandista querida, la zorrilla siempre va a existir, siempre nos va a atacar…. podemos hacer cosas atrevidas, sí, pero si no seguimos avanzando nos estancaremos de nuevo. Finalmente, nadie te va a fiscalizar si no haces aquello que te habías propuesto, así que mi mensaje hoy es que hagas los ejercicios mencionados, comiences a confiar más en ti misma y a hacer más de aquellas cosas que te hacen brillar.

TU COMENTARIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DEJA UN COMENTARIO

Instagram

CONECTEMOS EN