4 Razones de Porqué Deberías Tomarte Vacaciones YA! - labrandista.com

Hola! Soy Cata 

Me considero a mi misma como diseñadora ya que me apasionan los colores, aprender nuevas cosas, crear y probar nuevas estrategias y soñar con grandes cosas. Mi misión es impulsarte a tomar acción para que compartas tu mensaje cada día a más personas, cultives tu propia tribu y monetices tu pasión y expertiz.

Categorías

BRANDING

emprendimiento

redes sociales

INSTAGRAM

desarrollo personal

blogging

MARCA PERSONAL

vacaciones

4 Razones de Porqué Deberías Tomarte Vacaciones YA!

Emprendimiento

¿Lo mejor de ser emprendedora?

¡Tomarme todas las vacaciones y días libres que yo quiera! (ehhh! no?!)

Mmm.. probablemente tu también tuviste el mismo pensamiento pero ahora te ves conectada totalmente a lo que pasa en tu negocio.

Cuando yo comencé a vender zapatos recuerdo que, como muchas, llevaba todos los sombreros. Respondía los mensajes y las notificaciones alumbraban mi dormitorio cuando dormía. Me tomaba todo a lo personal, responsable de alguna falla del taller, incluso responsable por si el pedido demoraba un día más de lo estimado.

Estar en ese estrés constante era parte del trabajo, pero no fue hasta que observé con admiración cómo funcionaban grandes empresarias y cuán desapegadas a su trabajo eran; “claro, si tienen un tremendo equipo, ellas pueden tener asistentes y personas que les llevan el día a día, mientras uno acá, tiene que hacer todo”.

Obviamente, mis vacaciones siempre habían sido a punta de teléfono en la mano y con el computador bajo la cama. Quizás no tomaba asesorías y había bloqueado mi agenda, pero siempre hay algo pendiente, siempre algo que se atrasa o que necesita aprobación. Siempre aparecen las clientas que necesitan que les coticemos y siempre los deseos ansiosos de ganar dinero y dejar la bandeja de entrada en cero.

PREFIERES ESCUCHAR ESTE EPISODIO: 4 Razones de Porqué Deberías Tomarte Vacaciones YA!

Este era un pensamiento súper pobre, escaso, creer que mis vacaciones en realidad nunca eran vacaciones y que mi posibilidad de moverme para todos lados eran lo máximo. No necesitaba vacaciones, o sea ¿ quién necesita vacaciones si puedes estar trabajando en la playa o en el lago?

Durante la pandemia, en su momento más peak en donde había poca o nada de información, añorábamos salir. Salir de la casa, salir con los amigos, salir de la ciudad y respirar aire fresco, salir.

Y si bien nos aireamos un poco, creo que este mecanismo de protegernos en exceso como emprendedoras y nunca soltar el computador es muy poco sano.

Poco sano para ti, para tu pareja, para los que te rodean.

Ahora quizás te estés preguntando: ¡Cata pero tengo que generar ingresos!

Es esta la razón de por qué me encantan tanto los ingresos pasivos, ya que permiten dejar cosas automatizadas y realmente desconectarnos.

Pero hoy no quiero hablarte de cómo crear ingresos pasivos, que es un temazo y totalmente está alineado con mi propósito, que es lograr más haciendo menos. (si quieres saber más de esto, revisa este artículo), si no que hoy quiero darte razones de sobra para tomarte esas vacaciones o días libres que tanto te mereces…

4 razones de porqué deberías tomarte vacaciones ya

 

Las vacaciones te obligan a organizarte y trabajar de forma adelantada

Si crees que en estas 3 semanas vas a desaparecer como marca… ¡estás muy equivocada! La idea es que nadie sepa que estamos fuera, o sea, si van a saber porque tal vez compartes fotos, ¿cierto? Pero que tu contenido y mails sigan saliendo como siempre. Que no se detenga la máquina en un 100%.

La gran idea de tomar vacaciones es dejar muchas cosas automatizadas o gestionadas por otros, como una asistente virtual.

Por ejemplo, si no tenemos a alguien que nos revise nuestro inbox y lo organice probablemente vamos a morir de ansiedad al ver todos esos correos entrar o saber que al llegar tendrás una chorrera de cosas por hacer.

Si no tienes asistente virtual, de igual manera puedes crear filtros para que los mails se categoricen automáticamente en carpetas y enviar respuestas automáticas, para así nunca abandonar a tus clientes.

Si te fijas, ya comenzamos a buscar alternativas que luego en nuestro retorno, pueden seguir funcionando cuando estemos y al mismo tiempo estamos liberando nuestra carga de trabajo.

A mí lo que me encanta hacer es crear todo en batch, o sea en lote. Organizo mi contenido previamente y escribo 4 episodios en una sentada – tengo muchos episodios que hablo de productividad y creación de contenido! – pero la idea es usar el ambiente que has creado para escribir y seguir con la inspiración.

Si por ejemplo escribo, luego grabo, luego edito y subo, estoy literalmente modificando mi escritorio al poner las cosas para grabar y el entrar y salir en distintas apps hacen que entre al whastapp, al facebook y termino perdiendo demasiado tiempo.

Además, al tener 4 episodios listos me siento completamente adelantada y en control, puedo planificar ese contenido acorde a mis lanzamientos o incluso aprovechar ese tiempo que estaré de vacaciones para conectar y posicionarme dentro del competitivo mundo que es el marketing.

Además, me vi en la obligación de hacer crecer mi equipo! El flujo de trabajo del podcast lo estaba haciendo casi entero yo, lo que significaba muchísimo trabajo y estrés, por lo que comencé a poner en práctica lo que predico y busqué a alguien quien me ayudara, especialmente si necesito crear mucho contenido y son muchos episodios, alguien que pueda subirlos al blog, ocuparse del SEO, Pinterest y mucho más.

Por lo que tener vacaciones de al menos 3 semanas te OBLIGA a buscar soluciones para que puedas aún existir como marca y seguir compartiendo tu mejor contenido.

Emprender si es compatible con las vacaciones y aquí te explico porqué

 

Reconectas con tu propósito en tu tiempo de descanso

Las vacaciones sirven para recargarse de energía, ya sea para hacer con más ganas lo que estabas haciendo o para cambiar un poquito de rumbo.

Probablemente durante tus vacaciones pienses mucho en tu negocio y en los proyectos que están dando vuelta, pero trata de que no sea un tema de conversación en la mesa – si no nunca descansarás! – pero sí anota todo lo que se te viene a la cabeza.

Tal vez estás guatita al sol y se te ocurren nuevos productos, ideas de contenido incluso títulos, frases y recursos. Anótalo, emociónate, y sigue leyendo tu novela favorita. Es importante que saques todo de tu cabeza y lo pongas en papel para que realmente te desconectes, y así puedas inhalar todo lo que la naturaleza o donde sea que estés te de. Es ahí donde te inspirarás y verás con distancia cómo es tu día a día y si estás cómoda y contenta con el camino que está llevando tu vida.

Es más allá de tu trabajo. Porque siempre van a ver cosas que no te gustan, que no te inspiren tanto… pero quizás el propósito si.

O quizás el propósito está super cool pero en realidad te vez haciendo otras cosas.

 

A tu vuelta analizas con otros ojos tu marca

Cuando vuelves de tus vacaciones, puede pasarte dos cosas: estar entusiasmada por poner tus ideas en práctica y retomar lo pendiente, o estar desmotivada con ganas de seguir en la playa y/o hacer otras cosas.

Por ejemplo, tomaste clases de surf y viste cómo tu profe había creado una vida ahí en la playa, y tú, encerrada nuevamente en esta ‘rutina’.

Creo que todo hay que entender el por qué nos sentimos así y quizás no nos vamos a ir a una playa pero sí analizar si lo que hacemos realmente nos apasiona.

Y si hemos reconectado con nuestro propósito y sabemos cómo redirigir nuestra marca, entonces es momento de tomar acción y comenzar a decirle más que no a las cosas que no te aportan y armar estrategias en torno a las que sí son más estratégicas y que te ayudan a compartir de mejor manera tu mensaje.

 

Creas hábitos saludables en tu vida personal

Si te acuerdas, en el intro te conté de mi experiencia cuando vendía zapatos y cómo estaba pegada al teléfono.

Al obligarme a tomar vacaciones y sobre todo teniendo una hija pequeña que requiere atención – y no quiero que me vea pegada al teléfono porque quiero dar el mejor ejemplo posible – naturalmente comenzamos a desconectarnos.

Confiamos en que nuestro inbox está organizándose y limpiándose de cualquier spam y que las clientas no están abandonadas, por lo que no necesitamos revisarlo o mantenernos con un ojo adentro del negocio.

Nos obligamos a parar, a descansar, reflexionar y priorizar el cuidar nuestra mente, cuerpo y recuperarnos para darlo todo.

Y sí, las vacaciones son más veraneos con niños. Si eres mamá como yo y quizás tienes más de un pequeño, sabrás a lo que me refiero.

Pero aprovecha sus siestas aunque sea para darte un tiempo para ti y has paseos que los hagan reír y crear maravillosos momentos.

Lo importante, es que NO haya un computador a la mano, saques las notificaciones y comiences a disfrutar el vivir el presente.

 

 

Compártelo en:

Comentarios:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Tu Comentario: