Cómo Desconectarte y Disfrutar el Presente

¿Te ha pasado que terminas tu jornada laboral y no te desconectas? Aunque hayas avanzado con hartas cosas sientes esa necesidad de seguir avanzando, como si no fuera suficiente lo que ya has hecho en el día? Y finalmente te das cuenta que trabajas 24/7 sin parar… Si a ti también te cuesta hacer un corte, si estás trabajando en dos lados y llegas de tu trabajo a trabajar en tu emprendimiento, si tu vida familiar está muy mezclada con los negocios, entonces sigue leyendo.
¿Prefieres escuchar este episodio?
Puede que pienses: “Pero Cata! Tengo que vender!” y si, lo entiendo… pero finalmente ese emprendimiento que tanto quisiste empezar te frustrará, porque te sentirás presa en vez de libre. Creo que como emprendedoras, hacer un quiebre entre lo personal y lo profesional es muy importante y esos límites están cada día más borrosos, lamentablemente.
Acá mi querida brandista te dejo 3 tips con los que lograrás comenzar a ordenarte, separar tus tiempos y dejar algo de tiempo libre para ti:

1.Cerrar todas las sesiones y dejar el teléfono para cosas personales:

Esto puede parecer un poco obvio, pero recuerda, el sentido común no es la práctica común. Cerrar las sesiones me refiero cerrar la sesión del Instagram. Si tienes dos cuentas, una personal y otra del trabajo, cierra la del trabajo: literalmente. Otras sesiones que puedes cerrar es el mail–si porque aquella notificación nos distrae!–al igual que el Whastapp.
Te aconsejo que tengas un teléfono especial para tu Whatsapp de trabajo, porque si no es así, esto hará que tus límites entre el trabajo y la vida personal sea mucho más borroso. Busca un teléfono antiguo con una tarjeta prepago para crear un Whastapp especial de trabajo y desconéctalo o apágalo a la hora que tú creas que se acabó tu día laboral.

2. Deja el computador en otro lado:

Esto a mí en personal me cuesta, ya que mi computador está ahí encima y me guiña el ojo siempre. Si tienes el computador en tu pieza, en tu living, en tu mesa de cocina o donde sea, te recomiendo que cuando se acabe el horario de oficina lo apagues, guardes si es un notebook y dejes todo tu espacio libre de distracciones.

3. Medita 2 minutos al terminar tu día laboral:

No solo porque ayuda a desconectar y separar el día laboral del personal, meditar no debiese ser opcional y debería ser un hábito que deberíamos adquirir a diario. Meditar te va a ayudará a hacer un reset, a dejar atrás aquellas malas experiencias, malos ratos, agobios, cansancios y bajones… básicamente ayuda a encerrar a la zorrilla y ponerle un candado, al menos hasta el día siguiente.
La idea es que estas cosas no afecten a tu vida personal. Necesitamos hacer un refresh para que cuando estemos con nuestra familia podamos estar al mil % presentes y no con una pata aquí y la otra en el trabajo para así disfrutar al máximo aquellos momentos que son tan cortos pero hermosos.
Muchas veces estamos pegados pensando en cómo vender más, cómo crear nuevas estrategias y se nos olvida un poco el disfrutar el ahora. Yo entiendo, cuesta desconectarse, sobre todo con hijos. Pero mientras más claros sean los límites, más hagas el hábito de desconectarte y más apegada a tus valores estés, más vas a disfrutar aquellos momentos que solo ocurren una vez. La vida pasa muy rápido, no podemos estar siempre pensando en el futuro y lo que haremos después

categoría

COMPÁRTELO EN

TU COMENTARIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DEJA UN COMENTARIO

Instagram

CONECTEMOS EN