5 Habilidades que Necesitas como Emprendedora

¿Cuántas veces has querido hacer algo dentro de tu marca, mejorar tu logo, tu página, meterte en la tecnología y miles de otros, pero te sientes atrapada por no saber cómo hacerlo? 

Te apuesto que muchas, y es normal porque como humanos no somos sobresalientes en todo. Tenemos tantas fortalezas como debilidades y es importante saber potenciar aquellas fortalezas y aprender a distinguir cuáles debilidades realmente tenemos que trabajar.

¿Prefieres escuchar este episodio? 

Es muy común querer aprender de todo ya que al hacerlo todo nosotras mismas nos ahorramos algo de dinero. Sin embargo, de esta manera sólo estamos usando nuestro tiempo de una manera ineficiente, porque no solo tenemos que aprender y entender si no que además implementarlo.

Y acá la pregunta del millón: ¿cuánto valoras tu hora de trabajo? Porque si vamos a estar 10 horas tratando de resolver y aprender a hacer algo que está fuera de nuestra zona de expertise, ¿No es mejor pagarle a un experto que en una hora lo haga por ti? Para esto es importante entender el concepto de hacer lo que más mueve las agujas económicas de tu negocio y justamente en este post hablo sobre esto por si quieres ahondar más.

Pero ojo que necesitamos un mínimo set de herramientas que son vitales para que avancemos más fluidamente en el camino del emprendimiento que a veces simplemente no podemos delegar o quizás sí, pero si no las dominamos, de igual forma nos estancamos. 

Por eso quiero presentarte estas 5 habilidades que son clave que comiences a dominar: 

1.Comunicación 

Esta habilidad es un pilar esencial al emprender, ya que si no podemos comunicarnos con fluidez y claridad, nuestro mensaje no llegará correctamente a las personas indicadas.

Hoy en día con las redes sociales a mano y el exceso de personas que quizás estén haciendo lo mismo que uno, necesitamos usar la comunicación a nuestro favor. Saber hablar pero también saber escuchar, ya que recuerda: la comunicación siempre es de a dos. Escuchando lo que dicen nuestros clientes, nuestro equipo, proveedores, nuestra audiencia y siendo clara, precisa y concisa de cómo trabajamos, ayuda a que todo sea más simple y las expectativas se cumplan.

Para comunicar hay distintas plataformas y formatos, así que no te frenes por tu miedo o pánico escénico. Busca aquella en la que te sientas más cómoda para empezar y desde ahí dale el empujón.

2. Productividad y gestión del tiempo:

Como emprendedoras, sin jefa que nos obligue a madrugar, cumplir horarios o llegar a la meta del mes, crear el hábito de ser disciplinadas a la hora de administrar nuestras horas de trabajo es clave para ser eficientes. Y con eficiencia no me refiero a trabajar más, si no que tal vez menos, pero tu hora de trabajo se aprovecha mucho más. 

Si tienes 4 horas de trabajo para ti al día, el saber priorizar y organizar tu tiempo permitirá ser muchísimo más eficiente y sacar los pendientes mejor y más rápido. Y volviendo al principio, piensa cómo tu tiempo es mejor usado, piensa cuál es tu zona de expertise y qué actividades son las que sí o sí tú deberías hacer a diario para que impulsen tu negocio. ¡Elimina aquellas actividades que no te dan ningún tipo de retorno! Ni de dinero ni de tiempo.

Esta habilidad, mi querida brandista, es un pilar muy importante y repito; no significa trabajar más, significa ser más estratégica con el cómo usas tu tiempo y la disciplina que pones en las horas trabajadas, independiente si es una hora al día u ocho.

3.Ventas

La tercera habilidad es algo que yo he desarrollado desde muy pequeña pero me he dado cuenta que para muchas emprendedoras es la real piedra en el zapato: las ventas. La venta es fundamental en el qué hacer de toda emprendedora, ya sea vendiendo tu servicio o producto a potenciales clientes o incluso promocionándote a ti mismo en las redes sociales o una simple llamada telefónica. 

La clave acá es conectar y comunicar el valor de lo que estás ofreciendo, para esto es clave creer en tu producto profundamente. Cuando sabes que tu producto o servicio le puede cambiar la vida a la otra persona, ya sea entregando más felicidad aunque sea un poco, resolviendo el problema o facilitando la vida, el miedo a vender desaparece. 

Este post no trata de cómo vender, sólo quiero que sepas que si sabes que esto te cuesta, si te cuesta cobrar, vender, subir tus precios, das descuentos sin que nadie te haya pedido o simplemente te da pudor cobrar por lo que haces, puede ser que tengas muchas creencias limitantes sobre el dinero. Como emprendedoras es vital aprender a vender nuestros productos y servicios con naturalidad. Estamos en la época de conectar y de entregar para luego recién vender. Tenemos que sentir que nos ganamos el derecho de vender y créeme que ahí todo fluirá mucho mejor.

4. Liderazgo:

Formar equipos, lograr acuerdos, unificar ideas y delegar son tareas que solo una buena líder puede hacer de forma correcta, quizás no todas las emprendedoras están listas para liderar, pero todos deben aprender a hacerlo tarde o temprano.

Aunque hoy en tu equipo seas solo tú, si quieres crear una comunidad y posicionarte como experta en tu área, necesitas desarrollar esta habilidad. Es buena idea partir leyendo aunque sea un libro sobre esto.

5. Perseverancia y resiliencia: 

¡Bienvenidos queridos fracasos! Creo que esta habilidad es algo que se desarrolla con el tiempo, con las caídas de poto y los desafíos. No podemos estudiarlo ni ensayarlo. Tampoco podemos evitar asumir riesgos por miedos a equivocarnos, eso sería lo antinatural para emprender, ¿no?

Necesitamos ser valientes, salir de nuestra zona de confort a diario y enfrentarnos a cosas que nos aterran y siempre, vamos a tener que aceptar las consecuencias y aprender de ellas. Un emprendedor es por esencia alguien que explora nuevos territorios y por tanto cada error será una lección que aprender y una prueba a tu perseverancia. Ser perseverante significa seguir hacia adelante hasta en los momentos más difíciles, que pucha que son hartos. Ser resiliente es aprender a levantarse cada vez y superar cada evento por muy traumático que sea. Emprender es una montaña rusa de emociones, y muchas de ellas desgastan por eso que esta habilidad se hace tan relevante.  

Espero mi brandista querida, que este post te haya hecho click y sea una llamada a la acción para que tal vez aquello que sabes que tienes que potenciar y que lo has dejado procrastinar lo comiences a hacer ahora ya. 

Recuerda, estas 5 habilidades son tus raíces. Echales agua, cuídalas y poténcialas. Yo sé que quieres crecer. Armar tu imperio. Vivir una vida como tú la quieras vivir. Para eso, empecemos con superar aquellas barreras que nos imponemos nosotras mismas, trabajemos estas habilidades, fortalezcamos nuestras fortalezas y preparémonos para dominar el mundo.

TU COMENTARIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DEJA UN COMENTARIO

Instagram

CONECTEMOS EN