Estar Siempre Ocupada No Es Sexy - labrandista.com

Hola! Soy Cata 

Me considero a mi misma como disOñadora ya que me apasionan los colores, aprender nuevas cosas, crear y probar nuevas estrategias y soñar con grandes cosas. Mi misión es impulsarte a tomar acción para que compartas tu mensaje cada día a más personas, cultives tu propia tribu y monetices tu pasión y expertiz.

Categorías

BRANDING

emprendimiento

redes sociales

INSTAGRAM

desarrollo personal

blogging

MARCA PERSONAL

Mis mayores lecciones 2021 por Catalina Desormeaux

Estar Siempre Ocupada No Es Sexy

Desarrollo Personal, Productividad

No sé si a ti también te pasa, pero estoy cansada de esta vida taaan acelerada y llena de to do list, y pendientes 24/7.  Me he visto tantas veces corriendo, con la sensación de tener tantas cosas que hacer, resolver, mucho que ejecutar, que se me hace tan difícil parar sin tener este sentimiento de “culpa” porque podría estar avanzando en este proyecto…

Probablemente te has sentido así, ¿o no?

Hasta que un día te das cuenta de que este ciclo no va a parar, y al contrario, la exigencia la mayoría de las veces va aumentando.

¿PREFIERES ESCUCHAR ESTE EPISODIO? EP 122 ESTAR SIEMPRE OCUPADA NO ES SEXY

 

Pero inevitablemente por más que queramos no estar taaan ocupados all the time, nos vemos permanentemente llenos de actividades y obligaciones, entre las tareas de la casa, los niños, actividades sociales, laborales,  y es que la vida no para, “así que yo tampoco puedo parar”

¿Has sentido eso?

Hoy quiero hablarte de porqué debemos dejar de creer que estar ocupados o haciendo algo todo el tiempo es algo deseado, porque creemos que debemos ser productivos todo el tiempo, o vernos pensando  “ella tiene una agenda ocupada seguro le va muy bien y es muy importante”.

¿Te has dado cuenta que muchas veces, sin quererlo, asociamos el valor de una persona con la cantidad de cosas que puede hacer en un día?  Y por ejemplo, si un día no fuimos tan productivos, porque las cosas no se dieron como planeábamos, ¿nos castigamos? ¿Llegamos a sentir culpa por no haber cumplido con todo lo que nos propusimos. Porque dejar de hacer, significa ser poco eficiente, ¿cierto?

Terminamos llenándonos de obligaciones, compromisos, tareas, y una interminable lista de  pendientes. ¿Es que hoy, se nos exige llevar una vida tan ocupada? ¿O somos nosotros quienes buscamos estar permanentemente haciendo “cosas”?

No quiero que creas que con esto me refiero a que dejemos todas nuestras obligaciones y no tengamos planes, proyectos , ni esas listas de “to do list”, que debo decir que para organizar mis días las uso todo el tiempo, pero a lo que voy es que creo que es importante, entender el porqué detrás de todo lo que hacemos…

Somos muchas las que producto de la pandemia tuvimos que migrar y trabajar en la casa, y eso cambió muchas realidades en nuestras rutinas, y a veces conlleva estar haciendo multitask, ser mujeres pulpo, ¿verdad? ; entre cosas de la casa, que la lavadora, la reunión, los mails, los niños…  las llamadas que entran y así… No acaba!

Algo que me encanta aplicar cuando me doy cuenta que estoy sobrepasada de actividades y tareas es darme cuenta que priorizar me permite elegir en qué invierto mi tiempo y energía desde la libertad…

Y tan liberador es darnos cuenta de eso… y eso me permite organizar y centrarme en aquellas cosas que sí me hacen avanzar en las cosas que yo decido que son importantes en mi vida.

 

 

¿Sabías que el hacer y hacer cosas tiene un efecto en nuestro cerebro que puede ser adictivo?… y eso no es solo una sensación tuya, hay una razón bioquímica en ello, porque tachar tareas en nuestra lista de pendientes nos hace liberar más dopamina, y ello se relaciona con la recompensa en el corto plazo, por lo cual estamos en ese circuito que no acaba, y queremos más de esa sensación y terminamos llenando nuestra agenda de actividades, y cuando no los tenemos , ¿qué pasa? ¿nos sentimos vacíos? 

¿Y cómo salimos de esta rueda?, pues bien a parar, reflexionar, priorizar, y así dejaremos de decir las tan trilladas frases: ‘en qué minuto llegamos a fin de mes’ y ‘ya se fue el primer semestre’, o ‘por qué los días tienen solo 24 horas’, en realidad no necesitamos más tiempo, estamos llenando nuestro tiempo de más actividades de las que necesitamos. 

Pero es tan necesario darnos esos espacios de cerrar nuestra jornada de trabajo. 

Un pequeño paso a paso para comenzar a soltar y a ser más eficientes con nuestro tiempo:

  1. Haz una lista de todas las tareas que haces en el día, tanto de la casa como de tu negocio:
  2. Identifica cuáles te ocupan la mayor cantidad de energía pero no te ayudan a ser más estratégica o a vender más (estas son las que deberías delegar!)
  3. Identifica cuáles puedes eliminar
  4. Busca personas expertas o alguien a quien enseñarle
  5. Saca de tu plato cosas que no te llenan de energía

Para mi es fundamental tener mis límites claros. 

Porque quiero tener tiempo para pasar en familia, amigos o simplemente tiempo para mi y es por eso que trato de desconectarme al 100% los fines de semana, o dejar de trabajar cuando voy a buscar a la Agus al jardín.

Date el tiempo para leer, de desconectarte de las pantallas, pasar más tiempo con tus niños, tus sobrinos, si tienes la oportunidad de pasar más en la naturaleza, ¡hazlo!, darte el espacio para esos  amigos que no ves hace tiempo porque  “nunca tienes tiempo”… de estar en silencio, y de reaprender a aburrirnos, porque son en estos momentos donde aflora nuestra creatividad .

Y quiero que te quedes con este mensaje, si te has sentido abrumada por estar en esta rueda que nunca acaba, quiero decirte que no necesitas hacer un cambio radical en tu vida, sólo basta con hacer un cambio de enfoque y ser capaces de identificar el porqué estoy haciendo las cosas.

 

Compártelo en:

Comentarios:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Tu Comentario: