¿Agotada Emocionalmente? El Burn Out que Vivimos las Emprendedoras

¿Sabías que el desgaste profesional – más llamado como burnout – ha sido reconocido por la OMS como una enfermedad?

Así es, porque este desgaste es la antesala de muchas patologías psíquicas derivadas de un escaso control y falta de prevención.

¿Qué quiere decir?

Muchas veces, creemos que el agotamiento emocional, el no tener energía, bajo rendimiento y estrés, es algo transitorio y aun así seguimos dándole cada día.

No podemos pedir una licencia médica porque, osea, para eso cualquiera, ¿cierto? Y además, si nos quedamos en casita un día, ¿quién va a mover nuestro negocio?

Como emprendedoras sufrimos desgaste tanto profesional como emocional muy seguido, y todo esto empieza porque estamos empezando un negocio, construyendo algo que por el momento no es tan rentable como creíamos, a pesar de lo arduo que trabajamos… muchos nos dicen que así es el emprender, que hay que ser pacientes… vemos cómo otras personas están vendiendo millones y luego vemos que trabajamos más que nunca y aun no podemos rentabilizar nuestro tiempo y esfuerzo.

¿Cómo no vamos a sentirnos agotadas?

El peor enemigo que se produce acá es la falta de motivación que esto genera… ¿será que esto es para mi? ¿será que estoy en el camino correcto? ¿será que tengo que enchular nuevamente mi CV?

¿Será que necesito vacaciones?

¡¿Pero cómo me las pago?!

Baby, créeme que NO estás sola.

Yo también he estado ahí, muchas veces. Expectativas muy altas y luego caídas…caídas fuertes.

Yo también he llorado a escondidas en el baño.

También he sentido culpa por las malas decisiones que he tomado.

¿Pero sabes qué es lo que aprendí?

Está bien botar. Darse un tiempo para respirar y reflexionar.

Estamos tan metidas en nuestros negocios como máquinas haciendo todo solas que a veces se nos olvida parar y ver si lo que estamos haciendo está realmente conectado con nuestro propósito o no.

¡Y para poder resolver eso necesitamos parar y reconectar!

Hacer un reset es fundamental para alinearnos y reconectar con nuestro propósito, volver a nuestra esencia y pensar qué es lo que nos apasiona, por qué empezamos nuestro negocio en una primera instancia y qué cosas son las que más disfrutamos haciendo.

Tu tienes una opción, cada día. No tienes que esperar hasta el año nuevo para poder hacer un reset, no!! Tu tienes una opción AHORA y puedes decidir hacer reset cuando quieras.

Muchas veces, abarcamos más tareas y cosas por miedo a ‘no estar’:

”Tengo que estar YouTube, también en TikTok, ¿qué hay con Twitter? Tengo que hacer videos, escribir posts a diario, contenido contenido contenido!!!”

Y eso está bien, pero OJO, es muy probable que tu seas la que llevas TODOS los sombreros en tu marca, ¿cierto?

¿Qué porcentaje de tu día lo dedicas a vender, a atraer más clientes y hacer tu negocio más rentable?

Yo sé – amo crear contenido- que el contenido es muy power para conectar con nuestra audiencia y posicionarnos como expertas, pero a veces nos metemos en una rueda en que nos preocupamos de estar en todos lados y se nos olvida cuál es la esencia de nuestra marca.

¿Cómo hacer reset?

Es muy simple y todo parte con tener más claridad en quién quieres ser tu día a día.

Tener claridad en qué es aquello que más te apasiona y cómo te imaginas viviendo en un futuro cercano.

Para esto, lo primero que tenemos que hacer es darnos una tarde libre – o una mañana, o un día. Necesitamos tiempo para nosotras mismas, para bajar las ideas y para redescubrir nuestro camino. Ojalá puedas ir a tu lugar favorito, ya sea que te puedas escapar a la playa o ir a tu café preferido y de verdad, regalonéate.

 Ahora, contesta estas preguntas:

  • ¿Qué es lo que me está pasando hoy? ¿Qué es lo que me molesta? ¿Qué es lo que me tiene desmotivada?
  • ¿Cómo es mi Yo de 5 años más? ¿Dónde está? ¿Qué hace? ¿Cómo viste? ¿Con quién se rodea? ¿Qué 3 palabras la describen?  Anota estas palabras y ponlas en una alarma, puede ser en la mañana o después de almuerzo, o tal vez en un post it en tu computador. Empieza a actuar como la mejor versión de ti misma cada día.
  • ¿Qué cosas necesito hacer para cada día acercarme más a esa versión? ¿Qué habilidades nuevas tengo que aprender? ¿Con quién me tengo que rodear?
  • ¿Qué es lo que me apasiona de mi trabajo actual? ¿Cómo puedo agregar más de eso a mi día a día?
  • ¿Qué es lo que tiene que cambiar? ¿Qué no me está aportando?

Baby, de verdad que esas preguntas pueden sonar muy simples, pero anótalas y saca estos conceptos de tu mente.

Te sentirás aliviada y con una tremenda claridad en qué es lo que te está haciendo tropezar.

 ¡Espero que te haya encantado este post de hoy!

categoría

COMPÁRTELO EN

TU COMENTARIO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DEJA UN COMENTARIO

Instagram

CONECTEMOS EN